Sábado, 11 Noviembre 2017 00:00

La Serena; Pabla Campos, presidenta Taller El Esfuerzo; una vida de servicio público Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Ciclo de entrevistas Financiadas con Recursos del “Fondo de Fomento de Medios de Comunicación 2017”

La señora Pabla Campos Rojas es de aquellas mujeres que ha volcado gran parte de su vida al servicio público. Es socia fundadora y por 27 años, integrante del Taller El Esfuerzo de Las Compañías, que agrupa a 22 mujeres. Desde el año 2005 es presidenta de su organización funcional y desde esa labor, le ha tocado trabajar de cerca con los alcaldes Raúl Saldívar y Roberto Jacob, para lograr adelantos a favor de su taller.

La sede de su organización está ubicada en calle Compañía con pasaje Camilo Henríquez, en el llamado sector 7 de Las Compañías de La Serena. La infraestructura se ve en muy buenas condiciones, pero no siempre fue así. Pabla recuerda con especial cariño todo el trabajo que en beneficio de su organización realizó el año 92 la ex concejala Margarita Riveros, “ella nos ayudó para contar con este recinto...hizo gestiones ante el Serviu para que obtuviéramos el comodato…tras una serie de acciones, logró el objetivo y nos dieron el comodato por 10 años”.

Desde esa fecha, el comodato de la sede se ha ido renovando, aunque también bajó a 3 años para ahora, en la actual renovación, volver a 10 años, esta vez otorgada por el Municipio de La Serena. Pabla relata que el recinto estaba es desuso, por lo que hubo que realizar una serie de mejoras. Logró que Ricardo Lagos la visitara, cuando era Presidente de la República, “se veían las estrellas desde adentro, el techo estaba en muy malas condiciones…él comprometió un aporte del Gobierno de 9 millones de pesos y el Municipio debía poner la diferencia”.

Gracias a ese proyecto, pudieron ampliar la sede, habilitar baño y cocina y arreglar la techumbre. En suma, el proyecto costaba alrededor de 17 millones de pesos de la época. Relata que cambió el Gobierno y asumió Michelle Bachelet, en su primer mandato y a ella se le pidió los dineros faltantes, pues el proyecto resultaba un poco más elevado que lo previsto, “Lagos también vino a la inauguración”.

Vocación de monitora

Pabla comenzó siendo alumna de curso diversos de manualidades, en talleres impartidos en su organización por Prodemu. Era plena década de los años noventa y sin darse cuenta, pasó de ser costurera que arreglaba uniformes de niños a monitora, con los conocimientos para enseñar a otras.

Aquí se detuvo en su relato y quiso hacer un recuerdo de personas que le han ayudado. “La señora Marta Norambuena inició el grupo, fue por las casas invitando a participar. Andábamos de casa en casa reuniéndonos. Le pedía a las instituciones que nos mandaran monitoras para enseñar…incluso mandamos trabajos hechos a mano al extranjero, pero no resultó…También la señora Mary Yorka Ortiz, directora del colegio Alonso de Ercilla, facilitaba una sala para que trabajáramos”. Recuerda con mucho aprecio la cercanía que siempre tuvo Raúl Saldívar, “él nos acompañaba, venía a las actividades del 18, aniversario de nuestro Taller”.

 

Desde el Prodemu observaron sus talentos y la integraron al equipo de monitoras, pudiendo recorrer varias de las comunas de la Región, impartiendo sus conocimientos. “Partí como monitora de repostería…estuve dando talleres casi por diez años. La directora de la época,  Virginia Sandoval, me propuso formar una asociación gremial de micro empresarias de la región de Coquimbo…desde esa organización, pude ayudar con proyectos concretos a muchas otros clubes”. En ese período, la profesional Marcela Carreño, hoy directora regional del Sernam, también le tendió la mano, asesorándole en la postulación de proyectos a favor de sus asociadas. Por diferencias irreconciliables con otra dirigente, decidió dar un paso al costado y seguir nuevos rumbos.

Pabla, de 66 años, dice estar muy motivada para seguir adelante con sus tareas de presidenta. Nos cuenta que la sede se facilita a grupos organizados del sector. Ellas funcionan los días martes, miércoles y viernes, de 3 a 5 de la tarde. Los martes están aprendiendo a confeccionar arreglos navideños; el miércoles costura y en la tarde del mismo día, tienen gimnasia.

Como anécdota, nos cuenta que también es monitora del Grupo de adultos mayores y de diabéticos del Cesfam Cardenal José María Caro, ubicado en Cuatro Esquinas. Les enseña como elaborar cosas de navidad, “me pagan mil pesos por socia. Sólo tengo tres alumnas. Gasto en pasajes de ida y regreso, por lo que gano lo mínimo.  Me interesa enseñar, no soy buena para el lucro”, termina diciendo.

Visto 194 veces Modificado por última vez en Sábado, 11 Noviembre 2017 00:12