Sábado, 07 Octubre 2017 00:31

La Serena; dirigente Ana Valenzuela Carrizo; la mujer de hierro del sector JV Los Llanos

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Ciclo de entrevistas Financiadas con recursos del “Fondo de Fomento de Medios de Comunicación 2017”

La señora Ana Isabel Valenzuela Carrizo es de aquellas dirigentes sociales que se ha formado con el rigor de la vida, sus vivencias y por sobre todo, sus tragedias. Ella es una persona conocida en el sector poblacional Las Compañías. Por alrededor de 14 años presidenta de la junta de vecinos Los Llanos, territorio que se ubica cerca del supermercado A Cuenta.

Ana nos recibe muy motivada, porque considera justo que su historia se conozca. Nació en Huasco. En diciembre cumple 70 años de vida. Muy pequeña viajó con sus padres hasta Illapel, en donde reside hasta la adolescencia. Tuvo una infancia sufrida. Se vistió con ropa regalada y e incluso, muchas veces tuvo que caminar descalza. Llegó hasta tercero básico, pues debía salir a trabajar para aportar con dinero a la casa. Recorría cerros en búsqueda de leña. También vendió carbón.

“A partir de los dolores de la vida he ido aprendiendo”, nos confidencia. Además de la violencia que implica en si misma vivir en condiciones de pobreza, también hubo hechos que la marcaron a fuego. “Eso mismo me hizo ser más fuerte”, reconoce. “Conocí a una persona en Illapel y me casé a los 17 años. Recorrí con él varios minerales. Falleció luego. Fueron años en que viví violencia”, recuerda, mientras sus palabras se entrecortan y brotan lágrimas. La entrevista tuvo una pausa. Hay que recordar que ella forma parte de una extensa familia, 14 hermanos.

Casi arrancando de lo que vivía se va a Santiago. “En Calera me separé. A fines del año 67 llego a Santiago, con mis tres hijos mayores. No tenía nadie a quien acudir. Fui a la radio Colo-Colo a pedir auxilio y me encontraron trabajo. Mi mamá estaba en La Serena, ya estaba enferma”. Esta etapa de su vida también fue difícil. De privaciones y desesperanza.

Después de un tiempo breve en la Capital, se vino a La Serena. “Llegué a calle Alemania. Con tres hijos, sola y sin pareja. Venía embarazada del cuarto hijo. Tuve siete hijos en total. Acá me casé por segunda vez y tuve tres hijos. El segundo matrimonio también fracasó. Ya llevo 30 años separada”. Ana relata esta parte de su vida con gestos que demuestran dolor y pena. Pero al mismo tiempo, se da un respiro y sus palabras sentencian certezas, “todo ese dolor me hizo más fuerte”.

La mujer de hierro

“Me fui el año 2001 a vivir a la población en donde fui presidenta de la junta de vecinos. Allí estaba sola con mis hijos. Ahora mi anterior pareja vive con tres de mis hijos. Tuve mucha ayuda de Carabineros. Trabajé también en el Hogar de Menores”, comenta Ana, dando luces de sus inicios en el sector de la junta vecinos Los Llanos.  “El dolor de mi niñez, todo lo que he pasado, me llevó a salir adelante. Durante el día veía a mis hijos, trabajaba en lo que podía. En la tarde, los sábados y domingo trabajaba por mi barrio”.

 

Reconoce que a principios de los noventa, su sector poblacional era un barrio complejo, en el que había robos y hechos de violencia. “Siempre di la cara y defendí a los vecinos. Mucha gente estuvo conmigo. Me respetaban como dirigente. Me ponía firme”. Antes de ser dirigente vecinal, hizo fiestas en Navidad a los niños, creando un Comité de Niños, en honor a su hijo de 29 años que falleció…lo llamó Comité Los Patitos.

En esa época también, dice, recibió mucha ayuda y orientación de otra dirigente vecinal, Yaneth Ortega, quien ahora es funcionaria del Municipio de La Serena. Ella cree que el trabajo por los demás fue una manera de ir suavizando el dolor que le generó el deceso de su hijo Mario, quien pierde la vida en un accidente ocurrido en Avda Islón, cuando se trasladaba en un camión de resguardo de valores. “Salir a trabajar por los demás ayudó a que el dolor fuera menos intenso”.

Su barrio no tenía infraestructura de uso comunitario. El primer objetivo fue contar con una sede vecinal como se merecían. “Nos reuníamos como vecinos en una mediagua”. Golpeó puertas del Municipio y el Alcalde Raúl Saldivar le apoyó con un proyecto para reconstruir la sede. Con otros proyectos fueron mejorando otras condiciones, como el piso. Recuerda que en una festividad llegó el Alcalde y le mostraron los baldes que usaban como urinarios. Pasó poco tiempo y el Municipio les construyó baños.

Este primer logro la motivó a seguir trabajando junto a las otras dirigentes. Luego lograron el financiamiento para la construcción de la multicancha, el cierre perimetral y los baños del recinto. Contiguo al lugar se instalaron luego juegos infantiles.  También laboró intensamente para que sus vecinos tuviesen cierres perimetrales de panderetas. “Antes eran de palos…logramos que muchas casas ubicadas en las calles Héctor Marín Contreras, Aconcagua y pasaje Munizaga tuviesen panderetas”

Detrás de estos logros, claramente este el apoyo del Municipio, de los alcaldes Raúl Saldivar y Roberto Jacob, como lo reconoce Ana. Pero por, sobre todo, el tesón e insistencia de esta mujer que se fue forjando a fuego, como un hierro, con las duras pruebas que le entregó la vida.

 

Ahora el desafío es irse a vivir en la zona rural. Allí un hijo tiene un terreno. “La gente también necesita avances. No hay cancha de fútbol, juegos infantiles. Es en el sector San Valentín, del Rosario para adentro, contiguo a la ruta D 41. Faltan muchos adelantos en el sector”, sentencia.

Para quienes recién se están fraguando en esta labor de dirigente social, Ana les deja un mensaje.  ” Cuesta ser dirigente. A algunos les cae mal lo que hacemos. Incluso hablan mal de nosotros. Hay que soportar los malos comentarios, esto es sin llorar, hay que aceptar que te peguen en las canillas no más…hay que ser fuertes, pero sencillos, humildes, amables con la gente. No hay que esperar que el vecino llegue a las reuniones, hay que salir a conquistarlos. Somos dirigentes sociales. Hay que salir a encantar a los socios, a los vecinos. Me encanta la labor que he hecho. Ojalá que los vecinos de la zona rural quieran que yo sea dirigente vecinal también”.

Visto 989 veces Modificado por última vez en Viernes, 20 Octubre 2017 18:47